Proportion
Categoría:Noticia Externa

30 ene 2019, Ciudad de México. El casi centenar de empresas afiliadas a la Cámara de Comercio y Tecnología México–China cuentan con 25 mil millones de dólares en conjunto, para participar en los proyectos de infraestructura anunciados por el gobierno federal, como el Tren Maya o la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, dijo Amapola Grijalva, quien este miércoles asumió como presidenta del organismo.

Ruta Tren Maya; Andrés Manuel López Obrador; Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Las autoridades mexicanas han manifestado que de la inversión prevista para este sexenio sólo 10 por ciento provendrá de recursos públicos y el restante 90 por ciento del sector privado, comentó.

Diego Spannaus, vicepresidente de la cámara y también director ejecutivo de comercio exterior del banco HSBC para México y Latinoamérica, destacó que China lanzó un plan de infraestructura que “es el más importante en la historia de la humanidad” y que no sólo aplicará en su territorio, sino en el mundo, por lo que representa una gran oportunidad para México.

Grijalva conminó a las empresas chinas que quieran participar en los proyectos anunciados a acercarse a la cámara para que ésta los asesore y defienda sus inversiones, pues recordó que en el pasado otros proyectos con capitales de China fueron cancelados, como fue el caso del Tren México–Querétaro, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Las empresas chinas, dijo, pueden participar en distintos sectores, incluida la construcción de ductos o la nueva refinería, así como proyectos de energía a partir del aprovechamiento de la basura, en cuestiones de Big Data o Fintech, en proyectos de movilidad o de automóviles con bajo consumo de energía así como en corredores y proyectos carreteros, porque además de inversión también pueden aportar su experiencia y tecnología con empresas mexicanas.

La dirigente empresarial ponderó que el conflicto comercial entre China y Estados Unidos, desatado por el presidente Donald Trump desde el año pasado, ha reducido las inversiones y exportaciones chinas hacia ese país. Eso, dijo, puede ser aprovechado por México si tiene la capacidad para producir y exportar los productos que China dejó de enviar al vecino país, pero para hacerlo debe llevar a cabo una estrategia “muy agresiva”

Diego Spannaus advirtió que, si antes predominaba el “made in China”, ahora es el “made for China” porque todos los países quieren venderle a ese país, no sólo México, y también comentó que el bajo costo laboral en el país asiático ya es “un hecho histórico que ocurrió hace 20 años”.

Fuente: La Jornada.

Publicaciones Relacionadas

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.